miércoles, 3 de junio de 2009

A modo de Prólogo (Extraido de La Musiquilla de las pobres esferas - Universitaria 2008)


A modo de Prólogo
(Extraido de La Musiquilla de las pobres esferas - Universitaria 2008)


Sin proponérmelo, pero conscientemente, he terminado por hacer poesía contra la poesía; una poesía, como dijera Huidobro, "escéptica de si misma". El valor de las palabras y el cuidado por integrarlas en un conjunto significativo han sido lo suficientemente abandonados aquí como para constituirse -aquella devaluación y esta negligencia en los signos de un desaliento más profundo.
Al escribir o desescribir algunos de estos poemas me acosaban por lo menos dos instancias contradictorias. En primer lugar, el sentimiento del absurdo con respecto a la tarea emprendida; luego, una curiosa sensación de poder. En varios de estos poemas la poesía esta al centro de ellos como una empresa obligada a reconocer, constantemente, su limitación y su vanidad.

Pero si mal no recuerdo, una vez que la cosa se ponía en marcha no sólo me sentía capaz de escribirlo todo, sino que y en este punto funcionaba la dialéctica de la nulidad y del poder de empezar por cualquier parte, de escribir cualquier cosa y en no importaba que extensión, con la certidumbre de rozar, infaliblemente, los mismos significados. A falta de otra salida, creo que me he propuesto, una y otra vez, poner de relieva, por medio de las palabras -sin concederle a ninguna de ellas un privilegio especial- ese silencio que amenaza a todo discurso, desde adentro. No soy un hombre de fe; los mitos me abruman; desconfío hasta de mi propia ideología en el punto en que ella tiende, como cualquiera otra, a profesarse como una religión o a negar una mitología. De todo ello habla, como puede, lo que escribo.

ENRIQUE LIHN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...